Continued from:

VII. Curva de autoevaluación sexológica- sus fundamento.

La «Curva de Autoevaluación Sexológica» (C.A.S.) consta (ver figura) de dos escalas:

  1. Perfil de personalidad (tendencias)
  2. Perfil sexológico (pareja)

Curva de autoevaluación sexológica 06

Curva de autoevaluación sexológica 07

La primera prueba describe rasgos de cuya evaluación surgen perfiles de personalidad como patrones de conducta característicos. Para el lo se han dispuesto 12 pares de tendencias antitéticas, por ej.: tranquilidad/ansiedad, optimismo/pesimismo, comprensión/intolerancia, etc., que deben ser autoevaluados por el actor en una escala porcentual de O a 100%, teniendo en cuenta que se encuentra en la base de la tabla el rasgo negativo.

La segunda prueba está confeccionada de la misma manera sobre la base de 16 pares de manifestaciones antitéticas, cuya expresión traduce características de interacción de la pareja por ej.: atracción/rechazo, excitación/inhibición, complementación/rivalidad, etc.

Ambas pruebas el perito las toma a cada miembro de la pareja por separado, es decir, primero se le solicita al actor que se autoevalúe como cree que es, con referencia a sí mismo (perfil de personalidad) y cómo cree que se manifiesta con referencia a su pareja (perfil sexológico), luego se le solicita que haga lo propio en relación a cómo cree que es su pareja con referencia al perfil de personalidad y el perfil sexológico en otras dos curvas.

Posteriormente se solicita (por separado) a su pareja que realice un procedimiento similar. Como resultado de ello obtendremos una información cruzada, es decir, dos pares de curvas hechas por el actor y otras dos pares hechas por la pareja. Por ej.: Juan x Juan (a nivel personal y de pareja) y de María x Juan (a nivel personal y de pareja) y otra de María x María (a nivel personal y de pareja) y de Juan x María (a nivel personal y de pareja). De las 8 curvas en total resultantes se podrá observar el grado de concordancia y disidencia entre las dos autoevaluaciones subjetivas propias y del otro y a su vez el grado de correlación con el examen objetivo hecho por el perito de cada uno de los miembros de la pareja.

Como un método proyectivo permite confirmar y descartar hechos, evaluar simulaciones y disimulaciones, observar mensajes encubiertos, agresiones, niveles de autocrítica, etc., con lo cual la evaluación pericial objetiva contará con un aliado elemento de medida complementario del examen clínico psicológico sexológico.

Las consignas que se le dan al actor son las siguientes: frente a él le presentamos ambas fichas y le explicamos que nos tendrá que hacer una evaluación personal de distintas manifestaciones del comportamiento de él y de su pareja. De acuerdo al nivel de comprensión del actor se le van dando las diferentes opciones con las aclaraciones pertinentes si no le es totalmente claro el significado del par antitético. Una vez comprendida la pregunta, el actor evalúa a su criterio qué valor porcentual le asigna, por ej.: al correlato control/impulsividad, supongamos que contesta que considera que es 70% de impulsivo; se sobreentiende que es 30% de controlado. Entonces, ponemos una cruz sobre la línea vertical del cuadro control/impulsividad en la coordenada 70. Luego si se pregunta lo mismo sobre las consignas decisión/temor y nos responde que es 20% de temeroso, se entiende que se considera que es 80% decidido, colocamos entonces una cruz sobre la línea vertical del cuadro decisión/temor a nivel de la coordenada 20 y así sucesivamente.

Luego uniendo las cruces surgirá una curva que va a permitir ciertas reflexiones. Así las curvas «bajas», es decir, las más cercanas a la base de los cuadros son más «positivas» que las «altas» (más cerca de la parte superior del cuadro) y responden a situaciones más «negativas».

No obstante ello se deberá estudiar en profundidad a nivel individual y grupal los cuadros o sectores ya que ellos van a puntualizar diferentes características del perfil de personalidad, por ej.: altos porcentajes de ansiedad, represión, control temor, meticulosidad, etc., pueden ser compatibles con características obsesivas-fóbicas; o un porcentaje bajo de atracción, alto de apatía, inhibición, insatisfacción y rutina con bloqueo verbal (V) y corporal (C), pueden traducir una disfunción sexual selectiva por incompatibilidad sexual de pareja, etc.

Así evaluando las diferentes curvas se observarán las distintas concordancias que se expresan, lo que permitirá evaluar con razonable certeza el diagnóstico de situación de lo que está sucediendo, así como las discordancias también permiten sacar importantes conclusiones y servir de apoyo al examen pericial encomendado.

Artículo escrito por

Doctor en medicina, psiquiatra, sexólogo clínico, especialista en medicina legal y docente.